3 de marzo de 2012

HISTORIA DEL MACRAMÉ



El macramé es una técnica simple, con la que se podemos estimular nuestra capacidad creativa. Desde ornamentos, cortinas o bijouterie a artículos con una utilidad más práctica, todo es realizable si sabemos los rudimentos del macramé. 


La palabra “macramé” es de procedencia árabe, y su antigüedad se remonta a los asirios. También en China el macramé se remonta a las épocas antiguas, cuando aún no existían caracteres para expresarse a través de la escritura. El arte del tejido de nudos tradicional comenzó como técnica simple que cada vez se hacía más y más compleja, hasta llegar a la actualidad. Hoy se conoce genéricamente como macramé a aquel tejido que, utilizando nudos más o menos complicados, se entrelaza para confeccionar un tejido.

En la década del ’70, esta técnica se volvió muy popular. Era muy común verla en las sandalias, en adornos para colgar en la pared, y, por supuesto, como bijouterie. Ya en los ’80, el macramé tomó un nuevo impulso, y muchos artesanos comenzaron a vivir de él. Anillos, pendientes, pulseras, collares, horquillas, botones para abrigos y colgantes para teléfonos móviles, toda una gama de adornos y objetos útiles son posibles gracias al macramé. 

El tejido del macramé atrae a las personas por diversas razones. Mientras que muchos prefieren colgarlo en las puertas de sus casas, como símbolo del reinado de la armonía hogareña, muchas mujeres jóvenes lo colocan a guisa de complemento ornamental en su ropa de moda. Vale asimismo como regalo para desear la buenaventura al amigo querido y 
hasta para desear buena suerte al conductor de cualquier vehículo que emprende viaje. 

Cualquier tejido, ya sea más o menos complejo, puede caer hoy bajo el amplio paragüas del macramé. Las posibilidades son infinitas, ya que se puede emplear cualquier material susceptible de ser anudado. El más popular hoy en día es el cáñamo, ya que esta planta provee un hilo muy resistente y que está disponible en una amplia gama de colores. 


25 de febrero de 2012



Esta pequeña aventura empezó hace unos 8 años cuando estaba en el colegio, entre nudo y nudo comencé a enamorarme de este mágico mundo; que tal vez representa un poco mi vida entre hilos, enredos, sueños y al final después de tanto anudar resultan trabajos cargados de esfuerzo, de amor, y de entrega...